0447223540093

©2019 por Clínica de Análisis y Modificación de la Conducta. Creada con Wix.com

Search
  • Psicóloga Cecilia Fragoso

LAS FOBIAS DE IMPULSIÓN


Por Psic. Cecilia Fragoso Reyes


Se identifican como miedos a los pensamientos o imágenes negativas automáticas. Ocurren cuando tenemos un temor no sustentado pero irrefrenable a nuestros propios impulsos, esencialmente a lastimar a otros o a uno mismo. Los pacientes refieren temor a lanzarse o lanzar a otros a un abismo, temor a usar cuchillos, herirlos, a ser infieles.

Generalmente observamos su aparición en el curso de una depresión moderada o frente a cambios o decisiones importantes en la vida del paciente. Junto con ellas aparece también la percepción de que el futuro es incierto o difícil y que no hay un entorno que ofrezca apoyos efectivos, que todo puede salir mal.

A diferencia de otras formas de pensamiento, las fobias de impulsión surgen de manera súbita e relativamente inexplicable. Claro es, que estos pensamientos producen malestar en quienes los tienen e interfieren de manera importante en sus relaciones con otras personas.


¿Qué hacer frente a esto?

1. Para.

2. Identifica que solo se trata de pensamientos, no pueden dañarte ni a ti ni a tus seres queridos.

3. Identifica que en otras ocasiones han ocurrido pero no por ello te has hecho daño a ti o a otros

4. Observa tus pensamientos sin temor (recuerda la analogía de la lámpara y el monstruo usados en la sesión).

5. Ahora que puedes mirar tus pensamientos de frente, revísalos

6. Somete tus pensamientos a pruebas y preguntas exhaustivas

-¿Qué tan probable es que yo haga algo como lo que estoy pensando?

-¿Qué otras opciones tengo?

7. Sustituye tus pensamientos negativos por pensamientos más funcionales, puedes instruccionarte a ti mismo:

- Yo amo a esa persona, me gusta mirarla, creo que es dulce, tierna…

- Me gusta estar con esa persona, creo que debería hacerle un obsequio lindo o decirle palabras amorosas.

- Los cuchillos son un instrumento útiles, sirven para lo que uno los usa, nada más y nada menos

8. Persiste, puede que en esta ocasión o alguna otra no consigas frenar tan fácilmente estos pensamientos, pero recuerda que has formado un hábito y puedes desaprenderlo. La terapia conductual se basa en la modificación de nuevos repertorios. ¡Puedes hacerlo!


29 views