Buscar
  • Psicóloga Cecilia Fragoso

LA PAREJA Y EL AMOR COMO COMPROMISO

Actualizado: 15 de dic de 2019


La pareja atraviesa por diferentes fases. La primera se caracteriza por un enorme apego, deseo de permanecer juntos y pensamientos continuos sobre lo que el otro hizo; cómo es, cómo hablarle, en fin. Es también una etapa en donde se idealiza al otro y se corre el riesgo de colocar expectativas propias en él o ella.

Por lo general cuando las parejas viven juntas se enfrentan a la problemática de conciliar sus expectativas con la persona que el otro es: que si ronca, es desordenado, no sabe cocinar o sus papás interfieren en la relación.

Es en esta etapa en la que se pone en juego el deseo, ya sea de permanecer o de abandonar la relación.

Lo mínimo necesario para que una pareja permanezca, es justo el deseo de que querer estar con el otro. Eso es el compromiso. Pueden surgir dificultades, enfermedades, problemas económicos, pero si se desea permanecer, seguramente los problemas podrán sortearse de modo eficaz; el compromiso hará que conductas de reciprocidad y empatía se fortalezcan.

Cada vez más, las parejas se plantean la permanencia como una opción y no como una imposición. Cada vez son menos quienes se mantienen por presiones sociales, religiosas o familiares; la costumbre, se sabe, no puede ser el eje sobre el que gire una convivencia deficiente, pobre, insatisfactoria, codependiente o destructiva. El costo de una costumbre puede ser muy alto. No solo para uno mismo sino para la familia en su totalidad.


CREENCIAS ERRÓNEAS SOBRE LA PAREJA

- Después de casarme seré feliz para siempre

- Casarse es una decisión para siempre

- Hay que hacer cualquier sacrificio para mantener el matrimonio, “es la cruz que me tocó cargar”

- Uno debe permanecer en un matrimonio para bien de los hijos

- Mi pareja debe renunciar a todo por mí

- Si me quiere se tiene que sacrificar

- El amor implica sacrificio

- Si está casada(o) conmigo, es su obligación satisfacerme sexualmente

- Es mejor callar lo que no marcha bien para no poner en riesgo la estabilidad de mi pareja


El amor, tal como se nos promueve en los medios de comunicación, no basta. El amor va más allá de una emoción, es, ante todo, una decisión: la decisión de permanecer y luchar juntos.

Las emociones se van desdibujando en un entorno adverso, pero si hay compromiso todo será más fácil.

Más que por un sentimiento, la pareja existe, en tanto existen dos que libremente desean aportar conductas, emociones y bienes para el mantenimiento de ésta. El amor es un conjunto de conductas, emociones y bienes que se intercambian dentro de la relación.

En este sentido, una relación es un contrato en el que deben estipularse claramente cuáles son los aspectos mínimos que uno y el otro deben llevar a cabo para el mantenimiento de ésta. Dado que son, dos seres adultos y libres los que deciden involucrarse en una relación, las decisiones deben ser libres y adultas, sobre todo cuando hay hijos.

26 vistas

0447223540093

©2019 por Clínica de Análisis y Modificación de la Conducta. Creada con Wix.com