0447223540093

©2019 por Clínica de Análisis y Modificación de la Conducta. Creada con Wix.com

Search
  • Psicóloga Cecilia Fragoso

EVALÚA LO QUE PIENSAS


Entre los consultantes, una gran mayoría de quienes han padecido depresión, ansiedad o presentan actualmente TOC son también personas con sesgos cognitivos que les hacen sufrir y que por desgracia han aprendido de sus cuidadores o de entornos altamente estresantes.

Ante ésto, los terapeutas conductuales nos planteamos que la primera necesidad es que se habitúen a identificar estos pensamientos. Aunque aquí los coloco en una clasificación, es con la finalidad de que el paciente pueda ubicarlos, pero parto de que en lo cotidiano un tipo de pensamiento puede coexistir con otro y por lo general las divisiones no son tan simples.


1 - Pensamiento sobregeneralizador o falacia por generalización precipitada: Se manifiesta en términos de todo o nada, siempre o nunca, nadie, jamás; o a pesar de que no se cuentan con datos suficientes para extraer una conclusión, ésta se realiza. Por ejemplo: He tenido malas experiencias amorosas en el pasado, entonces concluyo que “Todas las mujeres son iguales, que jamás encontraré a una persona buena, que debo resignarme, que puede estar conmigo”.


2 - Minimización: Ocurre cuando empequeñecemos las evidencias a favor de algo, las despreciamos, subestimamos o ridiculizamos. Por ejemplo, al contrario de lo que sucede con los defectos es más común que nos cueste ver nuestros logros o cualidades. “Ah, pero era algo muy sencillo, mi libro no tiene caso. Fulanito obtuvo una publicación en una prestigiada revista y tiene un año menos que yo”.


3 -Polarización: Se encuentra muy asociado con el pensamiento sobregeneralizador, en él no hay matices, puede manifestarse como intenso, victimista y catastrófico. Ante pequeños aspectos negativos tienden a derrumbarse en picada los aspectos o proyectos positivos. Por ejemplo: Si hay un error en el trabajo que realicé significa que no es tan bueno como lo creí, que no vale la pena continuar con mi carrera si lo único que consigo es equivocarme.


4 - Personalización o Falacia de control: Consiste suponer que uno es causante directo o tiene la capacidad para cambiar o afectar cosas que tienen más de una posible explicación o causa. Por ejemplo: “Me mira así porque no le caigo bien, estoy seguro de que haría cualquier cosa por arruinarme la tarde, me odia”. / “Soy responsable de todas las desgracias que le han ocurrido. Si no me hubiera conocido su vida sería distinta”.


5 - Atribución del control a otros: Suponer que uno depende en demasía de los cambios que otros, el destino o seres superiores pueden llevar a cabo para cambiar las propias circunstancias; que uno es controlado, es impotente o incapaz frente a los acontecimientos. Por ejemplo: “Si de todos modos me va a dar diabetes, para qué me cuido”.


6 - Debeísmo: Suponer que las cosas o personas, incluido uno mismo debería(n) o no debería(n) ser de cierta forma en vez de aceptar y asumir la realidad tal y como ocurre. Este tipo de pensamiento se vincula con normas o valores generalmente no vigentes o poco viables. Por ejemplo: “Una buena madre no debe salir de su casa”, “una mujer decente debe/no debe volver a casarse”.


7 - Adivinación: Consiste en la anticipación de hechos con finales generalmente catastróficos. Por ejemplo: “Mi padre morirá sin que yo pueda conocerlo”.


Una vez que ha identificado sus pensamientos, pare, no siga el diálogo. Trate de registrar en ese momento:


a) bajo qué circunstancia surge el pensamiento

b) el pensamiento

c) qué emociones genera

d) algunos pensamientos alternativos más funcionales

4 views